jueves, 27 de febrero de 2014

Cocaína, sus logos y sus sellos


Sellos de alto relieve, logotipos con sus respectivos nombres y calcomanías se han convertido en la marca de “garantía” que permite identificar a cárteles de droga que operan en América y Europa.
Los 949 kilos de cocaína incautados en el mes de febrero último,  de un barco de pesca en la costa de Guayaquil, durante la operación denominada "Amanecer", podrían pertenecer a la Familia Michoacana a juzgar por los logotipos hallados en los paquetes de cocaína que conformaban el envío. La sugerencia la ha dado el estudio de las improntas aparecidas en los paquetes,  al tener gran similitud a los encontrados durante una operación en mayo de 2013  que dio lugar a la incautación de 470 kilos de cocaína que supuestamente pertenecían a la dicho cartel. La cocaína encontrada en los dos cargamentos tenía logos de Volvo, BMW y Toyota como sellos de identificación.
Los grupos criminales de la región utilizan una gran variedad de marcas para señalizar la cocaína que producen o transportan,  lo que resulta imprescindible para cualquier investigación, el análisis de estas marcas  para vincular las incautaciones a un cártel específico.
Los cargamentos de cocaína, por lo general, tienen dos símbolos de identificación. El primero se coloca directamente sobre la cocaína por el productor, antes de ser empacada. Este sello sirve como una garantía de pureza y, como tal, es importante para demostrar la credibilidad de la mercancía de los productores. El segundo logotipo se añade a los paquetes por el proveedor,  como una marca de identificación. Por lo general, los grandes cargamentos provienen de diferentes proveedores, lo que significa que los logos son importantes para demostrar quién suministra qué.
Según el diario Clarín  de Argentina, en la década de los ´80 los grandes cárteles colombianos (Cali, Medellín) o mexicanos (Juárez) comenzaron a marcar sus envíos con sellos o logotipos. De esa manera le garantizaban calidad  “de origen” al comprador y también se aseguraban que los intermediarios no pudieran violar los empaques para rebajar la cocaína.
En Bolivia este sistema ya es aplicado  desde hace tiempo por los productores que marcan su mercancía para su posterior exportación. Hoy el fenómeno de los logotipos “narco”  no sólo continúa sino que se ha ampliado y diversificado generando catálogos policiales a nivel internacional para sus posteriores comparaciones.
La Comunidad Latinoamericana y del Caribe de Inteligencia Policial (CLASIP) integrada por 25 países entre ellas Bolivia, ya lleva registrada más de 502 logos narcos.
Existen organizaciones dedicadas únicamente al transporte de grandes volúmenes de drogas, y como hoy los cárteles son más pequeños, muchas veces se unen para hacer un envío con la misma "logística". En estos casos los logos sirven para identificar los diferentes cargamentos que viajan en pool.
La marca que lleva la droga depende de la ocurrencia del productor o la organización   Algunos se inclinan por sus símbolos de automotrices, figuras de animales, dibujos, etc.
Sellos, logotipos y calcomanías se han convertido en las 'huellas' de importancia que permiten identificar quiénes son los dueños de los cargamentos de cocaína que pasan y salen del país.
Estas improntas han permitido a las autoridades de países como España, Holanda, Gran Bretaña o Estados Unidos comenzar procesos judiciales, en los que  logos y sellos han sido utilizados como pruebas contundentes al momento de enjuiciar a los narcotraficantes. Esperemos rescatar positivamente esas experiencias.

Norberto López Camelo
Crio. Gral. (R)

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario